• Advertisement

crónica de viaje a África I y II

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor TRANS SAHEL » Feb 25th, 17, 12:29

Mil gracias por compartir tus viajes a África.

Sinceramente tienes la capacidad de transmitir tu pasión en cada línea, en cada foto. Pasión que muchos de este foro compartimos por la soñada África.
Es un proyecto de futuro para mi, cada dia sueño con cumplirlo, espero tener la gran suerte de llevarlo a cabo.
Resumiendo la crónica de tus 2 viajes, ha sido apasionante la lectura.
Saludos y ánimo con el libro, yo lo compraría sin duda.
Avatar de Usuario
TRANS SAHEL
 
Mensajes: 47
Registrado: Feb 13th, 17, 23:39
Ubicación: Barcelona

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor Aramos » Feb 25th, 17, 13:28

oskar escribió:Hola Leunam, mucha gente me esta animando a hacerlo y en cuanto acabe la crónica, creo, que me pondré a ello. Muchas gracias por el comentario.
Un saludo


Te animo a hacerlo.
Imagen
Avatar de Usuario
Aramos
 
Mensajes: 4099
Registrado: Nov 7th, 12, 21:02
Ubicación: Granollers, Barçelona, Catalunya, Espanya, Europa i la resta del mon.

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor AOV » Feb 25th, 17, 13:51

Hola:

Yo seré comprador. ¡Ese no tiene que faltar en mi biblioteca!.

Saludos y animo con la autopublicación.
http://www.transahara.org
tlf: (0034) 655 436 565
AOV
 
Mensajes: 531
Registrado: Oct 22nd, 12, 16:37
Ubicación: Madrid.

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor oskar » Feb 28th, 17, 20:02

En Danané, hicimos planes para las próximas semanas. Eran demasiado optimistas, nos suele pasar y más cuando llegas a un lugar como este. Lo quieres ver absolutamente todo. Abres el mapa y a cada rincón, a cada mar, a cada montaña, necesitas meter el hocico y regalarte una postal, dejar gravado en tu retina aquella puesta de sol, aquella alta montaña, aquellas gentes pintadas en vivísimos colores. En cada lugar nuevo que vamos, lo queremos todo, como si fuese imposible que en un futuro nos pudiésemos dejar caer de nuevo por aquí. Eran planes demasiado ingenuos o ilusionados.

Nada más salir de Danané, primeros controles de policía. Todo muy correcto y sin suspicacias que te hagan pensar más de la cuenta. Seguimos hasta Man, y aquí ya llegaron las primeras decisiones, Norte o Sur. Tocaba decidir, y aquí fue cuando el que decidió fue un tercero. Un tercero que echábamos de menos, un número tres que tendría que haber estado con nosotros en Guinea. Teníamos noticias de Asier, volvía. Iba a estar de nuevo con nosotros en África, bajaría a recoger su maltrecho "pupas" y se lo subiría de nuevo para España. En cuatro semanas lo tendríamos de vuelta en Bamako. Brotó la alegría dentro del Patrol. Necesitábamos un giro en el viaje, algo que nos diese una premura, que nos diese de nuevo algo de ritmo. Esta llamada nos dejo ver que estábamos atascados, que estábamos cansados, saturados de emociones.

Queríamos seguir viendo, sintiendo, oliendo, palpándolo todo, seguir descubriendo rincones, pero demasiadas pausas deliberadas, por experiencia, significaban cansancio, significaban rutina. Hacía días que no ocurría nada que nos inyectase necesidad de seguir. El listón se había puesto tan alto, que ya solo la llegada de un aluvión de intensidad, podía devolvernos las ganas de seguir buscando. Estábamos desconocidos, era además algo mutuo, desconocido pero conociendo el origen.

Hablamos y hablamos y con la llegada en cuatro semanas de Asier, se hicieron nuevos planes. El nuevo proyecto, iba a ser buscar dos pistas fronterizas a Guinea que ya allí me las andaba mirando con curiosidad, y despues remontar en diagonal hasta nuestra salida a Burkina Faso. Un grandísimo recorrido que atraviesa el país de Oeste a Este, de Guinea a Ghana. Teníamos como única premisa clara, que, dentro de lo posible, la cinta negra de la inseguridad, no la pisaríamos. No queríamos huir del país, queríamos todo y estar cansados, saborear y conocer un poco este enorme rincón Africano, y seguramente esta África nuestra nos regalaría momentos inolvidables para no dejarnos marchar y atraparnos todavía más si cabe.

De las dos incógnitas que queríamos ir a ver, una, ya los propios paisanos, nos dijeron que era altamente imposible de transitar, oímos de nuevo el famoso "vocú de callú" y "vocú de eau", y seguramente en otro momento del viaje, en lugar de ser barreras hubiesen sido incentivos para adentrarnos en esos problemas. Definitivamente, nuestro viaje había llegado a un punto más allá del ecuador. Supongo que la mitad, la marco, la frontera de Guinea. La otra incógnita si que nos regalo grandes fotografías, grandes descubrimientos y enormes momentos, no ya intensos pero si inesperados y divertidos.

Llegó el final de la ida, los dos éramos conscientes y sabedores. Había sido una ida que ni tan siquiera habíamos imaginado. Era lo que buscábamos, queríamos este sabor, sin conocer los ingredientes, este resultado sin saber la fórmula. Una burrada de vivencias, una cantidad ingente de emociones. Esa noche, en el interior del Nissan, repasamos tooooodas las fotografías y vídeos de toda esta enorme ida. Se acumularon emociones y lágrimas. Habían sido tres meses, realmente apasionantes.

Hablamos de la vuelta, hablamos de Asier, hablamos de futuro, hablamos de nuevos proyectos. Estoy seguro que allí fue donde se forjó nuestro nuevo horizonte.
oskar
 
Mensajes: 166
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor oskar » Feb 28th, 17, 20:05

unas fotos
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
oskar
 
Mensajes: 166
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor oskar » Feb 28th, 17, 20:06

El plan estaba claro, solo quedaba llevarlo a cabo. Salimos de nuevo al asfalto después de tres días de pistear por la selva. Era 30 de Diciembre del 2013. En un pueblo llamado Duekoué, lo encontramos, hay estaba, un hotelito, la mar de apañado, barato, a las afueras, con un colchón algo mejor que la media y con un restaurante donde hacían pollo con papas. Era el lugar para pasar el fin de año. Desembarcamos, y ocupamos la habitación en tromba. Esto es también curioso. En dos minutos, haces de un lugar desconocido por completo, tu pequeña casa o tu pequeño hogar. No lo adornas, pero si que lo haces tuyo con tus poquísimas pertenencias. Es increíble con lo poco que uno puede llegar a vivir.

Fue una gran decisión. Dos días de relax, 48 horas sin rodar, alimentándonos de energía, celebrando la media noche del último día del año, y viendo llover de una manera como solo aquí en África se celebra. Se fue la luz, se oscureció todo el pueblo, y la gente seguía cantando, bailando sin importar ni la lluvia ni los truenos. Estaban felices de pasar otro año más.

Partimos de nuevo hacia el Este, esta vez por lo negro. Nuestro desvio estaba un poco lejos. Recuerdo una caravana de todo terrenos blancos, Hummers de esos monstruosos con las iniciales de la ONU, todos humeantes y aguantados por enormes tiritas, parados en el arcén y en un estado catastrófico. Fue el único signo que nosotros percibimos, de que este país estaba siendo observado por la comunidad internacional. La verdad es que fue desalentador ver esa caravana de cacharros.

También nos dimos de bruces con el verdadero problema de recorrer este país por tu cuenta y en tu propio vehículo. Los controles. Fue algo tedioso, empalagoso y inevitable, os lo puedo asegurar. Cada entrada y salida de un pueblo, te encontrabas un palo y dos barriles o dos lo que sea, que te barraban el paso y dos o tres militares, policías o forestales, armados con sus ametralladoras. Dependiendo de su buen o mal madrugar o de su buena o mala digestión, podían hacer que el control fuese de un hastio irrefrenable o una interesante experiencia. Fueron decenas y decenas de controles, los que pasamos hasta llegar a Burkina, no exagero. Algunos nos pedían dinero, en otros documentación inexistente, para algunos funcionarios éramos una mota de polvo más en la carretera y recuerdo con mucha gracia, una persecución en moto, nada trágica ni americanizada que acabó con muchas risas. Pudimos combatirlos todos. Algunos con ponerte en su lugar, y hacerles cuatro bromas, era más que suficiente para que te dejasen pasar, otros, los más testarudos o los más celosos de su trabajo, pedirles la presencia de su superior o hacer como que no entendías nada, resultó ser el método. Cada control requería su tiempo, un tiempo que teníamos, pero que le robaba minutos a nuestra paciencia.

Esto fue lo único negativo, a mi modo de ver, de la visita por Costa de Marfil. Sientes que es un país súper seguro para moverte y que esta en pleno crecimiento. También, que las personas quieren olvidar el pasado violento de años atrás y ríen, ríen muchísimo, aunque claro, esto no es autóctono de aquí, esto ocurre en toda África.

Recuerdo la siguiente noche, la del día 1 de Enero. Llevábamos muchísimos kilómetros de pista, pista trabajosa y aventurera, llena de pasos complicados debido a la lluvia, con mucho barro, lenta sin tregua, cuando llegaron los últimos rayos de sol, los más cálidos y los que te indican, que es ya momento de buscar un lugar para detener la maquinaria, para descansar. Ese lugar no llegaba, te metías aquí y allí y no encontrabas esa pequeñísima intimidad que te permitiese pasar la noche. En los últimos suspiros del día, y ya casi con la oscuridad como compañera, lo encontramos. Solo hicieron falta una cincuentena de metros para desaparecer. Esa noche, la pasamos rodeados de los árboles que con sus frutos, nos dan el espíritu cada mañana, y nos endulza la vida cada tarde, que bonito fue despertar rodeados de árboles de café y cacao.
oskar
 
Mensajes: 166
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor oskar » Feb 28th, 17, 20:09

unas fotos
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
oskar
 
Mensajes: 166
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor oskar » Jun 7th, 18, 08:20

Al despertar por la mañana, ocurrió una de esas cosas que por más que las explicas, la gente de aquí nos las entiende. Algo incomprensible aquí donde vivimos. Salí del Nissan justo cuando iban a trabajar los chicos de la plantación. Se quedaron petrificados a una distancia, para ellos prudencia, quise pensar. No se movían. Estaban tan quietos como sus árboles. Fue al ver salir a Rut, cuando respiraron, cuando se aliviaron, cuando la tensión marchó. Fueron acercándose y al final el más atrevido fue el que se quedó con nosotros a hacer el café. Pobre chico no salía de su asombro. Nos contó que tuvieron miedo de nosotros.

Había sido fotografo en Abidjan, y tuvo la mala suerte de que le robaron todo el material. Tuvo que abandonar la capital y marcharse de nuevo a su pueblo natal. Aquí, nos contó que se dedicaba a recoger los frutos de los árboles, vivía con sus padres y su mujer. En tres meses iba a ser papa.

Aquí, de estas historias, tienes a millones. Los infortunios están a la par que las alegrías. Son personas especiales. Recuerdo que nos dijo que si volvíamos, fuésemos al poblado y preguntásemos por el, que en Costa de Marfil, no se puede dormir en el bosque, que hay animales, que no es bueno andar solo y que teníamos su casa con las puertas abiertas. Todo esto, nos lo decía con palabras cargadas de sinceridad, honestidad y franqueza. No era la primera vez ni fue la última.

Teníamos que partir de nuevo y volver a despedirnos como lo hicimos de otras tantísimas buenas personas. Cuando esto ocurre, los primeros momentos de empezar a rodar son serios, el silencio se adueña del interior del coche, son momentos que cada uno se los toma, imagino, para reflexionar, despues, al cabo de unos minutos, alguna frase lapidaria cae con todo su peso en la conversación: esto donde vivimos no pasa, o es increíble que sin tener absolutamente nada que darte, te lo den todo. Es un topicazo oído cientos de veces pero es que es así de contundente, cierto y amargo.

En estas tierras o en estos viajes es más que probable que tengas muchos días pensadores. Si la pista o el camino de da tregua, tu cabeza empieza a cavilar, al principio cosas insignificantes, pero a medida que ese pensamiento toca cosas más sensibles, tu corazón se abre y lo acabas compartiendo con ella. Ella me dice, que estos momentos los convierte en mirar, escuchar, sentir, oler, en dejar sus sentidos escapar. Son muchísimos los kilómetros y muchísimos los días. Tienes infinidad de momentos limpios de acción.

Seguíamos dirección Este, camino de Burkina Faso. Estábamos cruzando todo Costa de Marfil y de nuevo recibimos noticias de Asier. Nos decía que ya tenía el visado de Mauritania y de Mali. Nos decía que estaba ilusionado con volver, que en su trabajo no le habían puesto problemas y que pronto se reuniría con nosotros. Nosotros le contamos cuatro cosas del viaje y de nuevo su voz viajo a España. Volver con Asier, sería como robarle a Rabat, los días perdidos en busca de talleres, sería como una segunda oportunidad en nuestro mutuo viaje. El se marchó para España con un poco de sinsabor. Un pelín desolado por como había ido el viaje. Ahora el famoso guionista le estaba devolviendo lo robado.
oskar
 
Mensajes: 166
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor Punisherzgz » Jun 9th, 18, 19:51

Impresionante relato, te agradezco que hayas compartido tus experiencias y te animó a que sigas haciéndolo, tu estilo de escritura es evocadora y te trasporta a todas esas aventuras que cuentas, es más te anima a lanzarse a ellas. Estoy empezando a dar mis primeros pasos en el mundo camper 4x4, ando buscando una máquina para poder ver, experimentar, visitar, y diseccionar el mundo cada vez que la vida rutinaria te de un respiro, y tus líneas son alimento para esa curiosidad y esas ganas de lanzarse a ello.
“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. – Henry Miller
Avatar de Usuario
Punisherzgz
 
Mensajes: 2
Registrado: Abr 23rd, 18, 16:05

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor oskar » Jun 10th, 18, 09:17

Comentarios como el tuyo ayudan a aporrear con más fuerza el teclado, a hurgar en la memoria en busca de detalles que describir y estimulan a seguir escribiendo. Muchísimas gracias, de verdad por transmitirlo.
Si necesitas algo de ayuda o consejo con tus primeros pasos, no dudes en pedir. Nosotros ahora mismo estamos preparando una furgoneta 4x4 y un gran viaje para dentro de un año, así que lo tenemos bastante por la mano.
Un saludo y de verdad, muchísimas gracias por leernos
oskar
 
Mensajes: 166
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: crónica de viaje a África I y II

Notapor Punisherzgz » Jun 11th, 18, 19:46

Gracias a ti por contarnos tus experiencias, pues es probable que igual te mande un mensaje privado para pedirte opinión. Un saludo.
“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. – Henry Miller
Avatar de Usuario
Punisherzgz
 
Mensajes: 2
Registrado: Abr 23rd, 18, 16:05

Anterior

Volver a Grandes viajes

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron
ip: Add these lines on a new blank line after the preceding line(s) to find. Code:Select all