• Advertisement

viaje a Gambia

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 5th, 18, 14:42

En la capital, nos instalamos en el famoso y mítico aunque ahora destartalado y sucio Aubergue du Sahara. Lo conocí en otros tiempos y en otro estado. No lo recomiendo en absoluto. La atmósfera de viaje y de aventura se ha convertido en cucarachas, suciedad y traficantes de coches. Hay muchísimas opciones mejores donde poder pasar la noche sin tener que estar rodeado de gente extraña.

Teníamos pocas cosas que hacer y todas ellas fueron sucediendo entre cómicas y sorprendentes. Recuerdo que una de las cosas que apremiaba hacer, era cambiar dinero para seguir bajando. Claro esta, que lo normal es hacer esta operación en un banco y que mejor banco que el nacional de Mauritania, para que irnos a uno pequeño ..... pues cual fue nuestra perplejidad cuando el pequeño personaje al otro lado del cristal nos dice en voz alta y clara: iros a buscar cambio al mercado negro, os harán un mejor cambio para vosotros. Pues así lo hicimos y en cinco minutos ya teníamos el bolsillo más vacio de euros pero la cartera más llena de Ouguillas, y con otra historia curiosa que contar.

La capital de Mauritania, es un fárrago, una anarquía. Conducir por el centro de la ciudad con una moto es un actividad extrema. No puedes titubear ni un segundo, no puedes dudar. Realmente, si tienes problemas para dejar de pensar, esta ocupación te librará del martirio. O estás atento viendo la trayectoria de lo que se te echa encima o das con el culo en el suelo seguro. Es tan exagerado que los taxistas no se amilanan en golpear a otros taxistas en busca de la ansiada carrera. Están muy locos.

Ciertamente, abandonar Nouatchok no fue triste. Es una ciudad muy de paso. Un obstáculo más en tu camino al Sur. Realmente pienso, que un año, únicamente me ocuparé a visitar este país, y descubrir sus tesoros, que seguro que los tiene. El Este tiene que ser interesantísimo. Muchas veces me distraigo mirando con atención esa parte de Mauritania que no conozco. Atar. Chinguetti, Zouerat, son ciudades y destinos que llaman a mi ansiada necesidad de conocer, y las rutas que se encaminan a estos lugares, son caminos épicos, donde puedes encontrar esa anhelada aventura.

La bajada hasta Diama fue bastante menos dura que la etapa anterior, por un lado porque eran menos kilómetros y por otro porque los últimos kilómetros transitas por el Parque Nacional de Dawling. Es en esta zona donde esta la famosa pista de Diama que acaba en la presa con el mismo nombre y que detiene las aguas del rio Senegal. En este parque pudimos disfrutar de manera improvisada y como si de un safari se tratase de la visión de multitud de facoqueros, algún chacal, y cocodrilos, aparte de una cantidad infinita de diferentes tipos de aves. Es naturaleza tal cual se creó y casi casi sin las manazas del ser humano. Es un muy buen lugar para estar unos días paseando y disfrutando de la visión de la fauna salvaje.

Ese día fue exquisito. Con la motos descargadas, nos dedicamos a recorrer las innumerables pistas que recorren el parque y sorprender a los animales que se acercaban a beber. Era maravilloso verlos. Parábamos las motos y con el único murmullo de la brisa y en absoluto silencio, te quedabas pasmado mirando como ellos hacían su vida, unos pastando, otros chapoteando en el agua, y algunos lanzándose en picado en busca de su pescado favorito, éramos espectadores de lujo de naturaleza viva.

También hubo tiempo para otro tipo de diversión, esta un poco más salvaje. Muchas de las pistas, eran auténticos ríos de arena, verdaderas trampas que te hacían temblar los nervios y olvidar tus miedos o ver como estos te abordaban y te hacían cortar el gas. Eran auténticas peleas entre la valentía y la prudencia. Lo cierto es que, por la edad, por la inexperiencia, o por la precaución, estaba más tiempo salvando la arena de la manera menos elegante posible que de pie sobre la moto y imprimiendo la necesaria velocidad para salvar el obstáculo. Tengo tanto que aprender.

Tocaba seguir el viaje. La frontera estaba a escasamente 15km y Senegal ya nos estaba reclamando. Quería de nuestra visita, quería enseñarnos cosas diferentes, mostrarnos el color negro, el verde y el color azul. Quería explicarnos como es esta parte más africana de África, presentarnos a su gente y a su roja tierra.

Pero antes tocaba pasar por la frontera de Diama, una frontera que descubrió convertirse en un gran hueso. En la siguiente crónica explicaré con pelos y señales que ocurrió en esta "dócil y manejable" frontera.
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 6th, 18, 16:33

unas fotos
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 6th, 18, 16:33

Nos íbamos aproximando a la frontera de Mauritania con Senegal. Atrás quedaba el Parque Nacional de Dawling, su paz, su tranquilidad y sus espacios, nos habían llenado de fuerza y energía.

Teníamos una sintonía perfecta con el viaje, nada absolutamente nada había quebrado nuestro ritmo. Ciertamente, estaba empezando a pensar que iba a ser el viaje que había planeado, un viaje placentero y sin ningún tipo de percance a destacar. Aquí en casa, junto con Rubén, estuvimos comentando la posibilidad, ya conocida, de que en algún lugar o en alguna frontera, policías corruptos, nos quisiesen “clavar” alguna “mordida”. Dejamos claro, que si esta situación se presentase, nos negaríamos en rotundo a caer en las redes facilonas de perder la billetera y .......

Y andábamos sobreaviso, los moteros de Jerez, con los que nos cruzamos, ya nos dijeron que tuvieron que soltar 10 euros por cada sello de salida en la frontera de Diama, y que la broma les costó en total 85 euros, esto incluía, el levantamiento de la barrera, el laissez passe de las motos, visa.... y 30 euros por persona en “tufos”. Nuestras intención era pelear a capa y espada. Lo legal es legal y lo otro.....

Y así, con la cabeza fría, fuimos quemando los 15 kilómetros que quedaban hasta nuestro destino. La famosa frontera de Diama.

En la primera garita, control de policía, solo nos pidieron la ficha. Ningún problema. Fueron gentiles, recogieron la ficha y siguieron mirando el partido de fútbol.

En la segunda garita, control de aduana. Al entrar, un hombre vestido de policía nos indica que tenemos que pasar al interior de otra habitación y allí, tumbado en una cama estaba el "liante".

Era un tipo con el uniforme bien planchado y bastante impecable de aspecto. Se levantó de su siesta y se sentó en la silla de su cuartucho. Lo cierto es que no tenía para nada el aspecto de ser el personaje en el que luego se convirtió.

Pasaportes, papeles de las motos y 10 euros por favor. Ese fue su discurso y ese fue el detonante. Los dos nos miramos y como si lo estuviésemos esperando, le dijimos que ni hablar, que eso no era correcto, que nosotros salíamos del país y que ese dinero no se tenía que pagar.

Y ese fue también el detonante para el personaje, le cambió la cara. Su gentileza se fue por el agujero del váter y sus buenas maneras marcharon como si el viento del Sahara hubiese descendido a un Sur que no le pertenece.

El tipo se volvió a tumbar en la cama y nos dejó plantados sentados en las sillas. Increíble pero cierto. Un tipo duro, imperturbable. La bravuconada duró 10 minutos. El silencio se apoderó de la salita. Al cabo de ese tiempo, saltó de la cama, paró las luces, el aire acondicionado y empezó a pegarnos gritos para que nos largásemos de allí.

Nosotros le decíamos que no marchábamos hasta que no tuviésemos nuestros sellos de salida. El ritmo se fue acelerando, los gritos alcanzaron un nivel sonoro considerable. Rubén imperturbable y yo con mi cantinela de francés íbamos ganando terreno. El enfado del personaje iba creciendo y empezó a "invitarnos" a salir ya de muy malas maneras.

A todos se nos estaba yendo el tema de las manos. El policía llamó gritando al otro policía para que le echase una mano y echarnos de la salita y conmigo casi lo consiguió, cometí el error de levantarme y ellos lo aprovecharon para a empujones sacarme de la habitación. Rubén seguía sentado en la silla con cara de "no me puedo creer lo que estoy viviendo".

El policía a gritos decía que nos fuésemos, que no pasábamos a Senegal. Le pedí que me dejase hablar un minuto y a ver si de esta manera conseguíamos calmar un poco los ánimos, y más o menos se consiguió. Volvió a sentarse en su butaca y al cabo de un minuto soltó la frase lapidaria de: "vosotros no vais a pagar pero cuando volváis a España, les decís a los turistas que habéis pagado". INCREIBLE.

El típo reconoció que cobraba 10 euros ilegales, que era un corrupto como la copa de un pino, y que no nos chivásemos de que aquí, esos 10 euros no se habían de pagar.

Le hicimos jurar por Alá que si pasábamos las motos por la barrera, no las inmovilizaría, era nuestro miedo. Y el tipo me dio su palabra de que lo único que teníamos que hacer era pasar la barrera, entrar de nuevo y el nos pondría el dichoso sello. Su palabra se mantuvo y superamos la primera prueba.

La siguiente garita también íbamos avisados de que querían su mordida y nuevamente el jefe de policía nos declaró su amor por nuestro dinero y nuevamente y ya sin tanta batalla, rápidamente quebró en su intento. Imagino que desde su garita, escuchó la que se lió en la del vecino.

Y por fin estábamos atravesando la famosa presa de Diama. Es un lugar enigmático, lleno de vida y que significa la vuelta de la ilusión por conocer otro país nuevo, otra cultura y otras gentes.

De nuevo estábamos pletóricos de fuerza. David venció a Goliath. Fue un tema de información. Saber que otros viajeros habían conseguido pasar las barreras sin soltar un euro, nos daba el arma secreta y definitiva para plantarte y decir NO. No se puede ayudar a la segunda peor enfermedad de este continente.

Rubén me confesó que se lo había pasado bien, yo, no tanto. En verdad, todos interpretábamos un papel. Fue un pulso a caraperro. Esta vez vencimos, pero el viaje acababa de empezar como aquel que dice y ahora realmente estamos en el África de los asuntos turbios, donde el tiempo se para y tu siempre andas con prisas.

Si decidís actuar de la misma manera, mantener la calma, dialogar y no penséis en el tiempo y si resolveis pagar por el motivo que sea, no os sintáis mal, no os lamentéis. A nosotros nos ha costados unos cuantos “tufos” poder llegar a perder el miedo a decir que no.

Un fuerte abrazo a tod@s
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 7th, 18, 08:06

unas fotos
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 7th, 18, 08:10

Y despues de la tempestad........ llegó Saint Louis. Tremendísima ciudad. Es bonita, antigua, repleta de magia y colonialismo. Pasear por sus calles es como marchar a tiempos antiguos. Coloreada, a momentos ruinosa, a ratos esbelta y bella. Cuando nosotros la visitamos, estaba inmersa en los preparativos de su festival de Jazz de Saint Louis.

Su puente pleno de vida, su mercado, un alboroto de correrías, luminosidad y color. Es simpática y divertida. Además el contraste entre el ultramundo marrón, duro y ventoso de Mauritania todavía le dio como más fuerza a esta ciudad, a este país. Había llegado el agua, el verde, la simpatía, las miradas pícaras, el hablar sin ningún pudor y sin ninguna vergüenza. Las mujeres, libres de oscuridad y repletas de color son las que engalanan esta ciudad y este país. Es tremendo. Es una nación feliz y orgulloso.

Y también, aquí en Saint Louis llegaron las primeras Flags, esas refrescantes cervezas fabricadas en Dakar y que inauguraron la primera noche en Senegal. Perdimos unas horas en la nocturnidad de la ciudad, sentados en el portal del famoso Hotel du Palace, fumando un cigarrillo, enfriando nuestro interior con una cerveza y observando el ir y venir de la ciudad.

Un auténtico lujo, sencillo y placentero.

De nuevo el viaje era una diversión. Nos sentíamos dos guerreros vestidos de moteros. Recordábamos el lio de la frontera, cada detalle de la historia fue apareciendo durante las largas charlas entre cerveza y cerveza. Recordamos la encajada de manos feliz y sincera que nos dimos unos kilómetros después. La unión hace la fuerza, y realmente aquellos dos desconocidos que se juntaron en el puerto de Barcelona, decididamente ya no eran anónimos, habíamos tenido que juntar fuerzas, recursos y sabiduría para seguir nuestro viaje hacia Gambia y superar un palo en la rueda.

Que carajo nos estaba esperando más al Sur, que con tanta fuerza nos estaba atrayendo? Serían nuevos paisajes, atrayentes historias que escribir, extraños líos o el gusto de viajar por viajar y conocerse aún más?
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 7th, 18, 08:12

unas fotos
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 8th, 18, 07:49

llegaron de nuevo los recuerdos con nuestra llegada a otro icono aventurero venido a menos por sus precios, el famoso Zebrabar. Recuerdos porque allí donde miraba, me venían a la mente, escenas que había vivido aquí con mi mujer y venido a menos porque se ha convertido en un lugar exigente a nivel monetario. El suizo que lo regenta, al parecer, se ha querido dirigir hacia una clientela más afín a la plata que no a la aventura y en sus precios queda demostrado. Los personajes que ahora te puedes encontrar, quedan ya lejos de aquellos seres que llegaban cansados y exhaustos en busca de unos de aquellos oasis de los que os hablaba al empezar a escribir

Igualmente, nos permitimos el lujo de dormir en uno de sus preciosos bungalows y disfrutar de la caída del sol a orillas del rio Senegal. Es exótico y relajado y todo un placer para los sentidos disfrutar del líquido frío y espumoso de una cerveza mientras ves zambullir nuestro astro rey en su inmenso océano. El Zebrabar se encuentra en un lugar privilegiado, situado en la Lengua de Barberie, el rio Senegal baña la orilla del continente mientras una barrera de arena natural lo guía hacia su salida al océano. Es un espacio insólito al Norte de Senegal y un lugar, que junto a Saint Louis son visitas obligadas si se está haciendo una travesía hacia el Sur.

Que viaje y cuantas historias que contar. Tan pronto surgían risas, tan pronto surgía el silencio. Así eran y todavía hoy son, nuestras charlas.

Del Zebrabar pusimos rumbo a la archifamosa ciudad de Dakar y que diferencia. Es la capital del tumulto, el atropello y la prisa. Fea, sucia y desgarbada esos son los adjetivos que me salieron en su momento cuando pensé en como describiría esta ciudad. La aventura nocturna quedó plasmada en una tentativa de paseo que se me ocurrió dar. El guarda del hotel me sugirió una serie de reglas de seguridad que cumplí a rajatabla y todo fue como yo esperaba, pero no sin tener que esquivar a varios buscavidas nocturnos en busca de mi encuentro con la lámpara mágica o la alfombra voladora a cambio de vaciarme un poco la cartera. Inofensivas personas.

Y una grata sorpresa fue para ambos la visita a otro icono aventurero. Un lugar que desde muy pequeño oía cada primeros de Enero en la televisión de casa y que me en velesaba y me hacía soñar con vivirlo o con por lo menos verlo alguna vez. El Lago Rosa del Rallye Paris-Dakar.

No es el lugar que todos esperamos encontrar. En si, es un lugar cargado de carisma y misticismo, donde tienes que intentar imaginar lo que para muchos significaba ver las aguas de este lago, un lago que ciertamente tiene esa tonalidad rosada que el fondo salino le infunde. Es un lugar bonito, sencillo y tranquilo.

Estaba siendo el viaje de las sorpresas en todos los sentidos. Asombro primero por la relación humana que estábamos teniendo ambos, a día de hoy y aquí en el confort de casa, seguimos estando en contacto y planeando nuevos viajes a lugares lejanos. También fascinación por darme cuenta que me faltaba y falta mucho por conocerme, antes de partir, reconocía que no tenía muchas esperanzas en que la convivencia llegase a buen puerto. Igualmente desconcertado por pensar que no tendría nada de especial recorrer este hermoso continente en una motocicleta, iluso de mi lo que he descubierto. Todo ha sido un revelación.

Ha pasado tiempo desde mi regreso y no hay hora o día que no se me valla la mirada a algún mapa, alguna foto o a algún recuerdo de este viaje. Esta mañana, hablando con mi mujer sobre todo esto, he notado esa acidez de emoción en los ojos, ese nudo en lo más profundo que con intensidad y en silencio te pide volver a ser tu mismo y volver a marchar. Creo que llega un momento en toda persona que acaba encontrando su lugar, y cada vez más, nosotros creemos que ese es el nuestro.
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 8th, 18, 07:53

unas fotos
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 9th, 18, 11:20

Nuestro aventurón motero continua. No penséis que en Dakar acabó la historia, que va.

Las etapas largas, las grandes tiradas, aquellas que empezaban con la salida del sol y acababan cuando los dos astros se daban la mano, ya habían acabado. El final del viaje ya estaba asomando el hocico o más bien, nuestro destino estaba ya bien cercano en kilómetros. Ahora se trataba de disfrutar de rincones, de gozar con la compañía y deleitarse en bonitas puestas de sol, abrir bien los ojos al mirar a la gente y destapar los oídos para escuchar historias. Vivir esta África tan intensa, tan potente y tan sana.

Pocos kilómetros para llegar pronto a destinos marcados a mano alzada la noche anterior sobre el mapa. Lugares que para ambos eran desconocidos pero que sobre la carta, nos parecían destinos exóticos. Por supuesto que si, estábamos sobre dos motos en Senegal. Era impropio no disfrutar.

Marchamos hacia el Delta de Saloum, una zona preciosa, virgen, y casi deshabitada, marcada sobre el mapa en un verde manglar, un verde selva intenso. Nos pareció interesantísimo acercarnos y huir de las carreteras de locos que abundan por estos lares. Además la ruta estaba aderezada con algún tramo de pista y el cruce del río en transbordador. Marchábamos de Dakar y su modernísima autopista hacia Foundiougne, una pequeña aldea pesquera a orillas de uno de los grandes rios que riegan este delta. Es increíble el contraste, en 100 y pico kilómetros pasas de lo más ON de Senegal, a lo más OFF, es como circular encima de la máquina del tiempo y retroceder 100 años atrás.

Y como he dicho, al ser distancias cortas aunque costosas de trajinar, nuestra llegada, casi siempre coincidía con la hora de comer, y esto, aquí en Senegal era sinónimo de pollo con patatas y verduras bien cocinado y una riquísima cerveza fresca. Senegal estaba siendo lo que necesitábamos en ese momento que fuera. Un país repleto de buena vida, buena gente y divertidas travesía y aventuras.

El lugar donde nos hospedamos esa noche era increíble. Un campamento con cuatro bungalows y un bar que hacía las veces de centro social, y a las orillas del rio. Orientado al Oeste, no teníamos ni que movernos para disfrutar de los maravillosos colores de la puesta de sol. Buscar un sitio donde estar tranquilos y dejarnos inundar de recuerdos, pensamientos, sensaciones y sentimientos, fue la única cosa que hicimos ese día. Vimos marchar a los pescadores que pasaban por delante nuestro, camino de su faena con las primeras estrellas, nos saludaban y nos hacían sentir invitados de lujos de su regular marcha. Otro lugar maravilloso.
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Re: viaje a Gambia

Notapor oskar » Jun 9th, 18, 11:24

unas fotos
No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
oskar
 
Mensajes: 165
Registrado: Sep 21st, 13, 10:15

Anterior

Volver a Viajes en curso

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

ip: Add these lines on a new blank line after the preceding line(s) to find. Code:Select all